Cerveza Schlenkerla Rauchbier Märzen 50cl Ver más grande

Cerveza Schlenkerla Rauchbier Marzen 50cl

4090

Auténtica rauchbier por excelencia procedente de una cervecería fundada en 1405. Su sabor ahumado se consigue exponiendo la malta al humo intenso, aromático de las brasas ardientes de la madera de haya. Después de mezclarla convenientemente se madura en los viejos sótanos de 700 años, en las colinas de Bamberg.

En Stock

2,65 € IVA incluído

Más info

País: Alemania
Alcohol: 5,1%
Estilo: Rauchbier (Ahumada)
Productor cerveza Schlenkerla Rauchbier Märzen: Brauuerei Heller
Descripción: Auténtica rauchbier por excelencia procedente de una cervecería fundada en 1405. Su sabor ahumado se consigue exponiendo la malta al humo intenso, aromático de las brasas ardientes de la madera de haya. Después de mezclarla convenientemente se madura en los viejos sótanos de 700 años, en las colinas de Bamberg.

Productos relacionados

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Cerveza de color rubio-dorado y aroma a melocotón dulce. Bastante gaseosa, su sabor, a melocotón en almíbar, se acerca mucho más al de un zumo que al de una cerveza, ya que sólo al final de el trago se encuentra un ligero regusto amargo que la denota como cerveza. Muy refrescante. Tiene un mínimo de un 30% de zumo de melocotón.

La Westmalle Tripel es una cerveza rubia dorada y potente, se elabora con agua subterránea, malta, levadura propia, lúpulo y azúcar candeal blanca. Su espuma natural y densa se pega de forma extraordinaria a la copa caliz típica para esta bebida.

Cerveza casi negra con tonos rojizos, de espuma beige cremosa, de aroma acaramelado y dulce con un suave toque ahumado. Hay un maravilloso y complejo equilibrio entre las distintas maltas, el alcohol y los sutiles lúpulos. Ligeros sabores a chocolate, café, canela, cacao, ahumados, regaliz y frutas negras (ciruelas y pasas). Para muchos, la mejor cerveza...

Se trata de una cerveza con más malta, más lúpulo y más fuerza que la mayoría de nuestras cervezas. Tan poderosa que la vieja central eléctrica Thurbo adorna la etiqueta