Cerveza Kasteel Donker 75cl Ver más grande

Cerveza Kasteel Donker 75cl

4275

Cerveza negra muy potente con una espuma cremosa. Su aroma a malta tostada nos recuerda el pan recién hecho y frutas en almíbar, sugiriendo que se trata de algo para comer, más que para beber. La Kasteelbier Donker es una cerveza para guardar y envejecer.

En Stock

6,00 € IVA incluído

Más info

País: Bélgica
Alcohol: 11%
Estilo: Belgian Strong Ale
Productor cerveza Kasteel Donker: Brasserie Van Honsebrouck
Descripción: Cerveza negra muy potente con una espuma cremosa. Su aroma a malta tostada nos recuerda el pan recién hecho y frutas en almíbar, sugiriendo que se trata de algo para comer, más que para beber. Los azucares transformados en alcohol, es decir, no fermentados, dan como resultado un sabor dulce, ligeramente caramelizado y confitado, y nos hace pensar en un vino de Oporto. La Kasteelbier Donker es una cerveza para guardar y envejecer.

Productos relacionados

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Cerveza color cobre rojiza, de mucho cuerpo, en presentación de una botella artesanal de 500 ml. Es una cerveza de sabor balanceado, fuerte en maltas tostadas con un amargor medio de lúpulo y un suave carácter frutal que dura hasta el final.

Cerveza oscura, casi negra, con aromas de lúpulo (se fabrica con lúpulo belga 100% de la Costa Oeste), malta tostada, café y toques de chocolate y vainilla. El sabor es un equilibrio entre las características de la malta tostada y el café y la amargura fuerte pero agradable, que se hace más pronunciada en un largo final de lúpulo.

Cerveza oscura con buena cabeza de espuma beige y cremosa. Su sabor a malta tostada se mezcla con toques de café, chocolate, especias y postgusto a regaliz y ligero amargor.

Auténtica rauchbier por excelencia procedente de una cervecería fundada en 1405. Su sabor ahumado se consigue exponiendo la malta al humo intenso, aromático de las brasas ardientes de la madera de haya. Después de mezclarla convenientemente se madura en los viejos sótanos de 700 años, en las colinas de Bamberg.