Cerveza St. Bernardus Tripel 33cl Ver más grande

Cerveza St. Bernardus Tripel 33cl

4321

La St. Bernardus Tripel es una cerveza rubia, color pálido ambarino, con aromas florales y afrutados y un sabor equilibrado y armonioso entre amargo y dulce, terminando con un discreto amargor seco. En contraste con las otras tres cervezas de la gama St. Bernardus, elaboradas mediante las recetas centenarias de los monjes trapenses…

En Stock

2,40 € IVA incluído

Más info

País: Bélgica
Alcohol: 8%
Estilo: Abadía Tripel
Productor cerveza St. Bernardus Tripel: Brasserie St. Bernard
Descripción: La St. Bernardus Tripel es una cerveza rubia, color pálido ambarino, con aromas florales y afrutados y un sabor equilibrado y armonioso entre amargo y dulce, terminando con un discreto amargor seco. En contraste con las otras tres cervezas de la gama St. Bernardus, elaboradas mediante las recetas centenarias de los monjes trapenses, la St. Bernardus Tripel ha sido la primera creación propia y reciente de Guy Claus, dueño de la Cervecería St. Bernardus y yerno de Evariste Deconinck, una vez terminada su licencia de los monjes trapenses de Westvleteren, y demuestra como estos años de cooperación con el monasterio de Sixtus les habían impregnado de sus normas de calidad.

Productos relacionados

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

Juego de 4 Posavasos de cerveza para los amantes del vinilo 4 diseños retro en cajita • Fabricados en plástico • Medidas aprox. (diámetro x grosor): 10,5 x 0,1 cm

Cerveza de trigo de color ambar caoba. Matices de plátanos maduros, clavo, nuez moscada y nueces. Una cerveza con mucho cuerpo y brillante con un acabado armonioso. Elaborada según la receta original del fundador de la cervecería de 1872.

Cerveza multicereales, tipo tripel, de alta fermentación con segunda fermentación en botella. Se presenta con una compleja gama de colores de oro a bronce y una capa de espuma densa y cremosa.

Cerveza negra muy potente con una espuma cremosa. Su aroma a malta tostada nos recuerda el pan recién hecho y frutas en almíbar, sugiriendo que se trata de algo para comer, más que para beber. Los azucares transformados en alcohol, es decir, no fermentados, dan como resultado un sabor dulce